Las ventajas de exfoliarse la piel... si es con moderación

Las ventajas de exfoliarse la piel... si es con moderación

Ya no es ningún secreto que la limpieza de la piel a diario es una práctica muy positiva para la salud de tu piel, pero no es un sustituto de la exfoliación. Este sencillo paso una o dos veces por semana, retira los acúmulos de células muertas que dan a la tez una apariencia apagada al impedir que la luz se refleje en la superficie de la  piel uniformemente. La exfoliación física tiene un efecto de luminosidad inmediato, y otro efecto a largo plazo porque permite que todos los activos de tu rutina penetren mejor en la piel y cumplan su función.

 

Desde Método R nos gusta insistir en que es importante que la exfoliación sea frecuente y muy suave. No se trata de eliminar por completo tu capa córnea, que es una parte importante de la barrera cutánea, sino de igualar constantemente su superficie. 

 

No obstante y de acuerdo con el célebre refrán, en el término medio está la virtud. Es igual de malo no exfoliarte o no lavarte el rostro que lavarte o exfoliarte demasiado, ya que este último puede producir pieles sensibles e irritadas. Lo ideal es que te laves la cara una o dos veces al día con productos suaves (syndet) y exfoliarte una o dos veces por semana, con moderación. 

 

Ahondando en los exfoliantes, existen tanto los físicos como los químicos. Ambos son igualmente recomendables y la elección dependerá de tus gustos, tu rutina y de la tolerancia que tenga tu piel. 

Los exfoliantes físicos nos encantan porque conviven muy bien con tratamientos con retinoides, tienen un efecto visible inmediato y puedes elegir usarlo por ejemplo antes de un evento para tener la piel luminosa y fresca.

 

Por otra parte, están los distintos exfoliantes químicos. En primer lugar, los alfahidroxiácidos como el ácido glicólico, son una opción excelente y muy recomendable para personas con piel grasa. Además tiene un efecto de prevención del envejecimiento. De nuevo hay que tomar ciertas precauciones, como no abusar de su uso o no combinarlo con otros ingredientes que resulten agresivos ni con otros ácidos que en conjunto puedan tener un efecto negativo en  tu piel, especialmente si es sensible. Y nunca combinarlo con retinoides el mismo día, sí se puede alternar en una misma rutina, si tu piel lo tolera. Y no nos podemos olvidar de los betahidroxiácidos que son exfoliantes químicos más suaves.

 

Independientemente del tipo de exfoliación que elijas, es un paso importante en la rutina cosmética, sobre todo a partir de los 35 años, que es cuando la piel empieza a perder su capacidad de exfoliarse naturalmente y comienza a necesitar ayuda para cumplir esa función.

 

Los beneficios de la exfoliación son una piel visiblemente más uniforme, fresca y luminosa.

Compartir:
Product added to wishlist